Inician audiencias del consejo para llegar al fondo de “falsa alarma” de presencia de arsénico en aguas de complejo NYCHA

El “fuego” de la controversia sobre la supuesta presencia de arsénico en pruebas de agua del complejo de vivienda pública Jacob Riis, en el Bajo Manhattan, en donde viven 3,700 personas, no se apagó solo por el veredicto y la palabra del Alcalde Eric Adams, quien categóricamente concluyó que “se se trató de un error de laboratorio y nunca hubo contaminación”.

Este viernes, cuando algunos pensaban que estas “aguas” estaban más calmadas, una comisión del Concejo Municipal inició una investigación exhaustiva, escuchando a varias partes de este conflicto, incluyendo a residentes de este complejo ubicado en East Village, que todavía no tienen todas las respuestas a sus preguntas sobre la calidad del agua.

Días previos a esta incidencia, se habían acumulado una serie de quejas por parte de los residentes de algunas torres, por la extraña apariencia del agua.

Para aclarar qué pasó allí en realidad, la concejal Gale Brewer, empezó a liderar una secuencia de consultas y audiencias, acerca del escandaloso “aviso de agua por presencia de arsénico”, que según reportes de la Ciudad se trató de una “falsa alarma”.

 “Los residentes de NYCHA merecen ser tratados con dignidad y respeto. Por eso no vamos a dejar estas denuncias, ni investigaciones a medias. La falta de transparencia reduce la confianza y genera sospechas”, dijo

Brewer representa el distrito 6 de Manhattan, en donde se encuentran 16 desarrollos de la Autoridad de Vivienda Pública de la Ciudad de Nueva York (NYCHA).

Los antecedentes

El pasado 2 de septiembre, NYCHA emitió un advertencia para sus residentes de Jacob Riis Houses para que evitarán el consumo y uso del agua, ya que algunos análisis de laboratorio arrojaron “contaminación por arsénico”.

Seguidamente, el 10 de septiembre el aviso se levantó y el alcalde Adams declaró que el agua era segura para beber, culpando a la empresa Environmental Monitoring and Technologies, con sede en Illinois, de fallas en los test.

Pero aún hasta hoy, un grupo de residentes, que incluso se mueven para emprender acciones legales por “daños y perjuicios”, aseguran que decidieron no tomar y usar más el agua, hasta que se aclare seriamente, si existió algún nivel de contaminación.

Asimismo, las denuncias sobre la apariencia turbia de agua, que sale de las tuberías de estos edificios, sigue siendo un punto de conmoción entre los vecinos. Una “angustia”, de no pocos vecinos, que también fue recordada ante el cuerpo de legisladores locales.

Residentes de este complejo, como Jovita Santiago, que ha vivido en Riis Houses durante más de 60 años, denunció que las quejas por la calidad del agua es “un problema que no se acaba”.

“He puesto miles de denuncias. He estado llamando a NYCHA porque por alguna razón, nuestra agua huele mal”, contó Santiago.

Por su parte, Daphne Williams, presidenta de esa Asociación de Inquilinos declaró que “un minuto nos dicen que es arsénico y luego nos dicen que no. Es un tema que desespera”.

Durante la audiencia, representantres de NYCHA se disculparon reiteradamente por la confusión, mientras resaltan que siguen garantizando la calidad del líquido.

Un problema de larga data

A la primera audiencia del Comité de Vivienda Pública del Concejo, para aclarar esta incidencia, acudió el Defensor del Pueblo, Jumaane Williams quien condenó “los patrones de larga data de mala gestión en NYCHA, que han contribuido a una profunda desconfianza entre los inquilinos”.

El Defensor del Pueblo también cuestionó el hecho de que el ex director ejecutivo de NYCHA y actual presidente de esta agencia, Greg Russ, no asistiera a la audiencia.

“No sé qué es más desconcertante: que el director ejecutivo de NYCHA renunció recientemente en medio de esta agitación, o que todavía está sirviendo todavía en calidad de Presidente, ganando un salario bastante bueno. Y no está aquí”, acotó.

A este llamado, se unió la presidenta del ConcejoAdrienne Adams, quien valoró que este proceso de investigación son una oportunidad para obtener mayor claridad en este tema.

“Los residentes de Jacob Riis Houses, tienen derecho a sentirse temerosos por la información inexacta y engañosa en las últimas semanas. Ellos merecen respuestas claras, no comunicados”.

Ante las presiones y las dudas que siguen sofocando esta polémica un portavoz del Alcalde reiteró en un comunicado:  “Ya hemos analizado más de 140 puntos, tanto en la fuente como en el punto de entrega, y podemos decir con confianza que el agua en Riis Houses, está y ha estado libre, de cualquier cantidad perceptible de arsénico, desde que se iniciaron las pruebas iniciales en agosto”.

Señales en el edificio 11

  • Fuentes de NYCHA dijeron a El Diario que los problemas de calidad del agua se empezaron a agudizar cuando en el mes de julio se dañó una bomba de agua que alimenta el edificio 11 de este complejo de vivienda pública.
  • Las quejas por lo turbio del agua empezaron a crecer entre el 15 de julio y el 29 de julio, la bomba fue reparada el 15 de agosto.
  • Las tuberías y otros sistemas en Jacob Riis todavía se están actualizando, como parte de los daños causados por la tormenta Sandy en ese vecindario hace una década.

COLABORA CON NOSOTROS AHORA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *