Líderes latinas buscan acelerar implementación de energía solar en edificios de NY

En 2014 la Ciudad de Nueva York se comprometió a luchar contra las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% para el 2050, a través, entre otras cosas, de la instalación de paneles de 100 MW de energía solar en edificios públicos. Y a fin de que la Administración local acelere el proceso en edificios municipales, entre ellos cientos de escuelas, para el 2025, y que se incluya a otras propiedades de la Ciudad para el 2030, un grupo de líderes políticos, encabezado por dos latinas, está empujando una iniciativa de ley para hacer realidad el proyecto antes de lo planeado.

Así lo anunció la concejal Sandy Nurse, justo en medio de la Semana por el clima, que concluye el 24 de septiembre, tras advertir que la crisis climática está en un punto crítico y requiere inversiones en soluciones más rápidas.

“Es una locura esperar más para instalar energía solar para obtener energía limpia y renovable en los edificios de la Ciudad de Nueva York. Debemos reducir rápidamente nuestro uso de combustibles fósiles en cada oportunidad posible”, dijo la legisladora hispana. “No hacerlo pone a nuestra ciudad y a generaciones enteras de jóvenes en peligro extremo”.

El proyecto de ley está a tono como los objetivos de la Ciudad de promover el uso de energía limpia, pero exige que se haga lo más pronto posible, de manera más urgente y equitativa para hacerle frente a la crisis climática. Asimismo destaca la necesidad de implementar 100 megavatios (MW) en edificios de propiedad municipal para 2025 y llevarlos a 150 MW en propiedades públicas para el 2030.

“Los efectos del cambio climático son alarmantemente más visibles cada día, y cuanto más esperemos para actuar, menos posibilidades tendremos de cambiar las mareas”, dijo la concejal de origen dominicano Carmen de la Rosa. “La ciudad de Nueva York tiene el potencial de liderar la nación en reducción de emisiones de carbono y acción climática, al mismo tiempo que proporciona empleos sindicales verdes a un mercado laboral que está listo para trabajar, y este proyecto de ley es un paso en esa dirección”.

Vincent Alvarez, presidente del Comité de Infraestructura de Nueva York del Concejo Laboral Central de la Ciudad, AFL-CIO, y funcionario principal de Climate Jobs NY, destacó que acelerar los planes de instalación de paneles solares en Nueva York, no solo ayudará en asuntos climáticos sino también será una amplia fuente de empleos verdes y una fuente para abaratar gastos.

“Invertir en energía limpia para alimentar nuestros edificios públicos reducirá los costos energéticos de la ciudad de Nueva York y al mismo tiempo mejorará la eficiencia energética de los edificios”, dijo el impulsor de energías limpias. “Nueva York puede aprovechar la Ley Bipartidista de Infraestructura, la Ley de Reducción de la Inflación y la Ley de Bonos Ambientales para ayudar a sufragar el costo de la instalación de energía solar en nuestros edificios públicos y al mismo tiempo crear miles de buenos empleos sindicales”.

Lucas Shapiro, director ejecutivo interino de ALIGN, se sumó a ese sentir y calificó la iniciativa de ley como una legislación de sentido común que creará buenos empleos y entregará energía renovable a las comunidades de toda la ciudad.

Nuestra implacable crisis climática exige urgencia y acción, y estamos orgullosos de trabajar para imaginar un futuro equitativo y sostenible para nuestras escuelas y todos los demás edificios públicos de nuestra ciudad”, dijo Shapiro.

Shravanthi Kanekal, planificadora de la Alianza de Justicia Ambiental de la Ciudad de Nueva York y coordinadora de la coalición Climate Works for All, mencionó que acelerar la instalación de la energía solar en edificios municipales contribuirá también en mejoras a la salud y la equidad.

“Esto ayudaría a la Ciudad de Nueva York a ampliar rápidamente los sistemas de energía sostenibles y confiables para enfrentar las crisis interrelacionadas de cambio climático, salud pública y desigualdad social”, dijo la activista.

Rami Dinnawi, gerente de Políticas y Campañas de Justicia Ambiental de la organización El Puente, explicó que frente a la crisis climática, las acciones que está tomando el Concejo Municipal son medidas audaces para garantizar un futuro más limpio y resiliente.

Si se aprueba esta ley, nuestra ciudad producirá 100 megavatios de electricidad limpia a través de sistemas solares fotovoltaicos en edificios urbanos para 2025, y para 2030 alcanzaremos 150 megavatios, lo que demostrará que estamos comprometidos con la gestión ambiental incluso cuando otros amenazan nuestro progreso climático”, aseguró el activista, manifestando que la iniciativa además representa un compromiso integral con una ciudad más verde, más justa y más sostenible.

“No sólo estamos instalando paneles solares, estamos dando prioridad a la justicia ambiental, garantizando que todas las comunidades tengan igual acceso a los beneficios de la energía limpia, costos de energía reducidos y oportunidades de empleo verdes, al mismo tiempo que protegemos los derechos de los trabajadores con acuerdos laborales de proyectos”, advirtió.

COLABORA CON NOSOTROS AHORA